TESTIMONIO..MILAGRO

Testimonio de Matías Cabo e hija Zoé Cabo
Hace aproximadamente 2 años, cuando mi hija tenía casi 3, fuimos a comer a Mar del Plata y a ella se le cayó una mesa estilo mármol en el pecho, lo cual la dejó sin aire y se desvaneció. Llamamos inmediatamente a la ambulancia y la trasladamos al hospital Materno Infantil

debiendo quedar internada. Le hicieron placas y otras clases de estudio que comprobaron que el nivel de azúcar era muy alto (mayor a 260) 
Nos llevamos la sorpresa que nuestra hija era diabética. Le inyectaron insulina y los médicos dijeron que era de por vida.
Mi suegro, que es líder de Renacer, fue al hospital y oró por ella; en la congregación de Miramar también oraron los ujieres y Pastores.
Luego, le hicieron otra vez el estudio y dio todo normal. Los médicos al no comprender qué sucedía repitieron por tercera vez los estudios y comprueban que mi hija estaba sana... nunca más la debieron inyectar ni medicar porque Jesús la sanó.
Además, el año pasado, en el mes de agosto tuve un accidente en moto. Un cuatriciclo me chocó de costado, dejándome una fractura expuesta. Me atendieron los médicos y me colocaron yeso. Dos meses más tarde me realizaron una resonancia para ver los ligamentos, los cuales estaban "arrancados" desde su origen. No podía correr, ni hacer actividades físicas por el dolor que sentía. Los médicos me dijeron que debía operarme si o si.
Le pedí a nuestro Pastor Ricardo que ore por mí porque no quería operarme. Luego, ya en diciembre, Me repitieron los estudios para ir a cirugía y, tanto los médicos como yo, nos llevamos la gran sorpresa que los ligamentos estaban bien, no debía operarme, ¡Dios ya había hecho la obra!