¿Cómo terminar bien el año?


¿Cómo celebraría Jesús la fiesta de fin de año? En su condición de judío Jesús seguía las tradiciones de la fiesta de su pueblo, en este caso celebraría Rosh Hashaná o fiesta de las trompetas, que es el fin de año judío. Hoy en día el pueblo judío celebra el fin de año con cenas especiales, por ejemplo: comen manzanas con miel declarando que el año que entra será dulce y no amargo. Recordando lo que dice Deuteronomio 28: 13, comen cabeza de pescado para declarar que serán cabeza y no cola. 
En Levíticos 23: 23 – 25. Dios mandó a Moisés celebrar este tiempo de una forma en especial. 
El pueblo de Israel debía tener un tiempo de meditación, un tiempo de hacerse un examen de cómo había sido su vida en el año transcurrido con el fin de arrepentirse y corregir los errores cometidos, también debían traer una ofrenda al templo y lo debían hacer en santidad y con una actitud de agradecimiento.
Muchos de nosotros comenzamos el año nuevo pidiéndole a Dios cosas sabiendo que Dios es bueno pero también El es justo y es por eso que deberíamos pensar como estamos terminando este año.
Y este sería el consejo: 
Cada uno de nosotros debería terminar este año dándole gracias a Dios por toda su fidelidad, además tener una actitud de acercarnos a él en santidad si ninguna contaminación; es muy fácil contaminar nuestro cuerpo o nuestra mente y aún el alma puede llegar a sufrir contaminación. Deberíamos terminar el año sin rencor, sin falta de perdón y si tuviésemos que pedir perdón, no esperar al año entrante. 
Si queremos tener autoridad para declarar y alcanzar lo que queremos recibir en el 2016, deberíamos terminar el año en agradecimiento con una actitud de santidad y ofreciéndole un sacrificio o algo que nos cueste: Podemos dar una primicia. ( Honra a Jehová con tus bienes, Y con las Primicias de todos tus frutos; Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto. Proverbios 3:9. )
Dios nos dio su primicia, su hijo unigénito. Nosotros podríamos darle quizás, un sacrificio de alabanza, un tiempo de calidad, un vivir más cerca de el en este mes de enero, que es mes de primicias del 2016 o tal vez crucificando algo de nuestra vieja vida que todavía está latiendo. Entonces alcanzaríamos esa autoridad espiritual y podremos declarar lo que dice el Salmo 37: 4
Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón.

Que Dios te Bendiga.
¡Felices Fiestas!
Pastor Ricardo Carlos.