La reforma protestante

Un 31 de Octubre. Martin Lutero publicaba las 95 tesis en contra de la Iglesia y exponía su desacuerdo con la religión católica, lo que hoy conocemos como La Reforma Protestante.

Alguna vez, un fraile agustino leyó la Biblia y entendió que la doctrina enseñada por la

iglesia y que él aprendía, no correspondía a lo que este libro decía y se atrevió valientemente, un 31 de octubre de 1517, a publicar en las puertas de la Iglesia del Palacio de Wittenberg-Alemania, 95 tesis en las que argumentaba su desacuerdo. Esta exposición es lo que hoy conocemos como el inicio de La Reforma Protestante.

¿Quién se atrevió a ir en contra del sistema político y religioso del siglo XVI? Martín Lutero con 34 años reivindicó la enseñanza bíblica original que había predicado el mismo Jesucristo, en medio de un estado sumergido en la enseñanza católica de pretensiones papales.

Por eso, hoy merece la pena recordar el esfuerzo de este hombre que fue en contra de doctrinas y enseñanzas litúrgicas instituidas por la iglesia católica en el siglo XVI. La Reforma motivó a los ciudadanos de entonces a la lectura de la Biblia y daba a conocer el mensaje que predicó en vida el mismo Jesucristo; estos son los inicios del protestantismo, de donde se origina la iglesia evangélica de la que tú y yo somos parte.

Celebremos este día y la valentía de alguien que alzó la voz y que, como un salmón, nadó contra corriente afirmando la verdad a la luz de la palabra de Dios.

A continuación tres de las tesis que declaraba la Reforma.

*La Biblia, y no la iglesia, es la autoridad para la vida cristiana. (2 de Timoteo 3:16).

*No se requiere dinero, ni buenas obras, ni ninguna otra cosa, para llegar a ser cristiano, sino únicamente la fe. (Efesios 2:8).

*Que todos los que creen en Cristo son sacerdotes, y no tan sólo una única persona.
(1 de Pedro 2:9 / Apocalipsis 1:6).