Gracias Señor

Me gozaré y alegraré en tu misericordia.
Porque has visto mi aflicción.
Has conocido mi alma en las angustias.
No me entregastes en mano del enemigo.
pusistes mis pies en lugar espacioso
Salmo 31.7-8