Una buena conciencia

Finalmente , sed todos de un mismo sentir, compasivos, amandoos fraternalmente, misericordiosos y amigables; 
no devolviendo mal por mal, ni maldicion por maldicion, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendicion.
1Pedro 3:8-9