Un deber conyugal

Vuestro atavìo no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o vestidos lujosos, sino el interno el del corazòn, en el incorruptible ornato de un espiritu afable y apacible, es de grande estima delante de Dios.
1Pedro 3:3-4