Obediencia

El pecado tiene un efecto endurecedor. Contamina lo que es puro y hermoso y lo convierte en algo frío y feo. Hoy dile a Dios que has visto que esto es cierto en tu propia vida y alaba a Dios por el nuevo corazón que tienes en Jesús.

¿Te has sentido traicionado por un amigo? Puede herir profundamente. Cuando deliberadamente pecamos, traicionamos la fidelidad de nuestro Padre Celestial. Sorprendentemente, Él siempre nos lleva hacia atrás y extiende su misericordia a través de la cruz de Jesucristo. Hoy, confiesa los pecado que han traicionado a Dios y alaba a Jesús que limpia nuestra injusticia.