Confiar en Dios

Las personas, que se sienten atraídos por Jesús y viven por Él, sabían lo que estaban haciendo. ¿Sacrificio? Para ellos, la fortuna más increíble y maravillosa había llegado a su camino. Él era el gozo de los ángeles. La adoración es amar a Cristo y disfrutar de Él, no sólo tratando de halagar a Dios diciéndole lo maravilloso que es. Jesús llena a las personas con asombro, y el asombro es la base de la adoración más profunda; más que las palabras. "Deléitate en el Señor y Él te concederá las peticiones de tu corazón" (Salmo 37,4). La palabra hebrea se traduce como "sumérgete en el Señor". Eso es adoración. 

Dios los bendiga